¿Por qué nadie defiende a los no fecundados?

domingo, 29 de marzo de 2009

... Ya está bien de mirar para otro lado mientras delante de nuestras narices son asesinados cada día millones de seres humanos no fecundados tirándolos a la papelera del váter. ¿Qué culpa tienen esos inocentes de que no haya podido llegar un espermatozoide a la trompa de Falopio? La mujer es responsable de que cada uno de sus gametos no logre seguir desarrollándose como dicta su naturaleza, ya que no hace todo lo que está en su mano por asegurar su derecho a la vida. La figura legal correspondiente es la negligencia con resultado de muerte, y se castiga en el caso de los niños nacidos.

En este caso no puede culparse a ningún tercero. Es la mujer la que se cree con la libertad de decidir por sí misma si yace o no con varón, a sabiendas de que una negativa supondrá una segura condena de muerte para su óvulo. Si pudiéramos oirlo, el ovocito nos pediría a gritos las sustancias que le aporta el espermatozoide y que necesita para empezar a dividirse y crecer, de la misma forma que un cigoto reclama las sutancias que le aporta la sangre materna para llegar a la etapa de embrión, y de ahí hasta la de feto y más.

La vida humana se desarrolla sin solución de continuidad desde la producción de los gametos masculino y femenino hasta la muerte, a pesar de que en las primeras etapas la distancia entre éstos sea mayor que en el momento de la fecundación. Ello no es excusa, puesto que la física nos enseña que siempre existe espacio entre las partículas, incluso en el seno de la materia más densa. ¿Vamos a discriminar a un no fertilizado por el mero hecho de que la distancia entre los cromosomas de cada pareja es unos órdenes de magnitud mayor que cuando el espermatozoide logra penetrar en el núcleo del gameto femenino? ¡La distancia no puede ser excusa para matar óvulos y espermatozoides que no han tenido la ocasión de acercarse! El niño de la imagen no es más que un óvulo al que se le ha proporcionado lo que necesita para desarrollarse. ¿Cómo podemos matarlo sin remordimientos?

La moral no puede hacer discriminaciones por razones de espacio, puesto que la dignidad es algo intrínseco a la condición humana que no depende de tamaños o distancias. ¿O acaso un óvulo no tiene condición humana? ¿Puede, acaso, llegar a dar un hipopótamo? No, o muere o llega a dar un bebé como el del cartel de la campaña antiabortista de la Conferencia Episcopal Española. ¿Qué tipo de sociedad enferma es la que se lava las manos ante semejante diatriba? Los que somos coherentes con la cultura de la vida y despreciamos la cultura de la muerte debemos condenar y condenamos la eliminación de toda potencialidad humana desde su origen auténtico.

4 comentarios:

irichc 29 de marzo de 2009, 16:44  

Es fácil: no se defiende a los no fecundados porque no son nadie, o lo son sólo "ex hypothesi". ¿Quién determina qué óvulo va a unirse con tal espermatozoide antes de que el hecho se produzca? Con la separación biológica de los dos gámetos (la separación física es aquí irrelevante) tenemos más de una vida, pero ninguna es humana, o no más que en el sentido en que podamos hablar de "piel humana" o "excrementos humanos".

Realmente rizas el rizo con tus sofismas desesperados.

Urbek 29 de marzo de 2009, 17:01  

¿Cómo que no son nadie? Son al menos tanto como lo es un óvulo recién fecundado, cuando la distancia entre gametos se ha reducido al mínimo. ¿Y no vamos a quitarle su condición de persona al bebe en estado gamético simplemente porque partes de su cuerpo se encuentren más o menos alejadas, no?

La objeción de la ignorancia es irrelevante. La eliminación de un ser humano es un mal objetivo, independientemente de que se crea que no se comete ningún mal o de que se confíe en que dicho ser humano no podrá seguir desarrollándose hasta estadios de complejidad superior.

Decir que dos gametos separados son más de una vida es igual de cierto que decir que tu cuerpo adulto está formado por miles de millones de vidas celulares. No porque un todo tenga más o menos partes diferenciadas deja de ser una unidad de significado.

irichc 29 de marzo de 2009, 20:43  

Es espectacular el modo que tienes de reducirte al absurdo. El cuerpo humano no está fundado en una relación de proximidad entre sus partes, sino de obediencia a un centro motor.

Urbek 1 de abril de 2009, 19:59  

¿En qué sentido hablas de obediencia? ¿En el sentido en el que un elemento obedece las leyes de la química? ¿En el sentido en el que un ente vivo obedece las las leyes de la selección natural? ¿El centro motor es el dios de Aristóteles? Desde luego que de ninguna de esas obediencias se deduce que un bebé tenga mayor dignidad que un óvulo sin fecundar.

Hablando en serio, si te adscribes a la teoría ética sustancialista tendrás que demostrar que existe alguna diferencia (¡sustancial!) entre ser vida humana y tener vida humana, como cuando los antiabortistas distinguen entre un embrión y un óvulo humano, por ejemplo. Pregúntate: ¿Por qué sabemos que el óvulo es humano y no gallinaceo? Si la dignidad está en la sustancia "humanidad", y el óvulo es impepinablemente humano, entonces el óvulo es digno, y hay que protegerlo contra quienes lo eliminan durante el período menstrual.

  © Blogger template Cumulus by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP