Canallería antiabortista

sábado, 17 de octubre de 2009

... Me encuentro con la siguiente reflexión de Ignacio Arsuaga, líder del lobby integrista HazteOir, en respuesta a la pregunta de una mujer:

P: "Tengo tres hijos de 15,11 y 8 años. Estoy embarazada de 10 semanas y le han detectado una grave enfermedad. Me han advertido de posibles hemorragias internas. Sólo pienso en mis hijos mayores y lo que les podría pasar si yo falto. ¿Debería abortar? (Pilar)"


R: "Conozco muchos casos en los que se ha detectado una enfermedad grave en el no nacido y luego no era tal. ¿Qué es una enfermedad grave? Las hemorragias internas, ¿hacen peligrar su vida? Lo siento, pero no puedo decidir por Ud. Yo sólo le animo a estar abierta a la vida y a que no adopte una decisión que no tiene retorno."

Contestación que no puede provocar más que arcadas por el infinito cinismo, irresponsabilidad y canallería que demuestra. En primer lugar el sujeto siembra la duda sobre un diagnóstico médico sin aportar el más mínimo elemento de juicio teórico o empírico que le permita lanzar tan irresponsable afirmación. La consigna es: tu médico puede estar mintiéndote para inducirte a abortar. No confíes en la medicina sino en mí que, aunque no te he hecho ni una sóla prueba clínica ni tengo el más mínimo conocimiento de medicina, estoy autorizado por el mismísimo Dios para pontificar en bioética, pediatría, ginecología y lo que sea menester en mor de la causa antiabortista.

La segunda felonía consiste en instaurar un relativismo científico de primer orden cuestionando el criterio de gravedad del especialista que atendió a quien le pregunta. Los profetas del absolutismo dogmático y revelado frecuentemente recurren a relativizar las verdades científicas para reforzar sus creencias y supersticiones, las cuales vendrían a solventar las lagunas epistemológicas racionalistas. El mensaje es: la ciencia es humana y se equivoca, en cambio mi criterio es eterno e inmutable y no está basado en categorías falibles sino en mandamientos del mismísimo Dios. Si tu ojo te hace pecar arráncatelo, y si la ciencia te induce a abortar anula tu capacidad de raciocinio.

El tercer consejo es el más escabroso y repulsivo. El hijo de mil padres que esta tarde va a sacar a la calle a una manada de fanáticos lobotomizados para tratar de imponernos a todos sus criterios religiosos se atreve al infinito acto de cinismo de -ante el encontronazo con la cruda realidad- devolver a la mujer en apuros la responsabilidad de una decisión que previamente le había arrebatado criminalizando la opción de la interrupción del embarazo. Esta es ni más ni menos la ayuda y el compromiso prometido por los grupos anti-decisión a las madres: usted se lo guisa, pues con su pan se lo coma. Si aborta la criminalizaré; y si no aborta será la única responsable de los problemas que ello le acarree. Para entonces yo ya tendré mi conciencia convenientemente lavada y mi alma salvada.

Canallería, inmoralidad, misoginia, inhumanidad, malicia, sociopatía e impiedad en estado químicamente puro.


Actualización:

Resulta que la misma pregunta le fue lanzada al cabecilla de una organización de familias ultracatólicas, Benigno Blanco, y esto fue lo que respondió:

P: "Tengo tres hijos de 12,8 y 5 años. Estoy embarazada de 10 semanas y le han detectado una grave enfermedad. Me han advertido que de seguir con el embarazo puedo tener hemorragias internas y poner mi vida en peligro. Sólo pienso en mis tres hijos mayores y lo que pasaría si yo falto ¿qué puedo hacer? (Pilar de Madrid)"

R: "Debe usted ponerse en manos de los mejores médicos posibles. Hoy día en España, gracias a Dios, no existe ninguna enfermedad incompatible con el embrazo que no pueda ser tratada, aunque obviamente puede haber situaciones complicadas. Le suguiero también que quiera a su hijo no nacido con el mismo cariño con que quiere a los tres mayores. Si actua así no se equivocará nunca aunque pueda usted pasarlo muy mal. Le deseo de todo corazón que acierte en sus decisiones y la acompañaré desde lejos desde ahora."

Como vemos una contestación muy similar, pues también deja caer la duda sobre el criterio médico a la hora de diagnósticar la gravedad y el peligro del embarazo. Prosigue con una ridícula y frívola manifestación de sentimentalismo barato, el cual naturalmente no curará la enfermedad del feto ni coagulará las hermorragias internas de la madre. Por último la felonía, una vez más, de dejar abandonada a su suerte a la mujer, a la cual dice, el desvergonzado, que "acompañará desde lejos". Esa es la responsabilidad que toman los antiabortistas con las consecuencias de su ideología. Es decir, ninguna. Usted se lo guisa usted se lo come. Pero como no haga lo que mi ideología dicta pagará por ello.

La entrevista con este deleznable e insensible individuo contiene otras perlas, por ejemplo cuando después de un cúmulo de consignas vacuas y políticamente correctas expone la única propuesta en positivo que he logrado escucharles:

"La condena penal debiera ser para quienes practican el aborto."

Es decir, traducido: Castigaremos a los médicos para que no puedan realizarse abortos con seguridad sanitaria y las mujeres pongan en riesgo sus vidas utilizando medios tradicionales, abortos clandestinos y, la que tenga posibles, tenga que viajar al extranjero como ocurría en el siglo pasado. El resultado es conocido: las que puedan seguirán abortando, y las que no -las mujeres más desfavorecidas- morirán desangradas o quedarán mal paradas tanto física como psicológicamente. 

Esa es la inhumanidad antiabortista en su estado más crudo y más real.

11 comentarios:

ml555 17 de octubre de 2009, 15:21  

No me extraña que no tengas comentarios. Das bastante repelús.
Por otra parte creo que el tema es más sencillo. Creo que hay que estar al lado del más débil, siempre; y al lado de la vida, sin especulaciones. Un saludo.

Urbek 17 de octubre de 2009, 15:36  

Es decir, en contra de la dignidad de la mujer. Lo dicho: misóginos.

Anónimo 17 de octubre de 2009, 15:57  

Es sencillo.
Ha de existir una red de apoyo para esa madre.
Y para esa familia.

Dejate de filosofadas pseudoteoricas.

Acabar con una vida que ya esta en camino es, cuando menos, un asesinato.

Anónimo 17 de octubre de 2009, 15:59  

En vez de sofragar y subvencionar operaciones de aborto, crea una red de apoyo a las madres, a las familias, y, si finalmente no quieren al bebe, apoyo para ese bebe.

Esto es lo avanzado.

Lo otro, y tus justificaciones, es nazismo autojustificado en extado puro.

Urbek 17 de octubre de 2009, 16:21  

El apoyo a la mujer embarazada es complementario a la regulación del aborto, y no una alternativa como pretendéis los antiabortistas. El Estado tiene la obligación de habilitar un horizonte de posibilidades, pero es decisión de la mujer si las aprovecha o no. Ella es en último término soberana con respecto a lo que hace con su cuerpo, así que lo que deben hacer las instituciones públicas es regular y apoyar el desarrollo de esa decisión, tanto si es en el sentido de seguir con el embarazo como para interrumpirlo.

Urbek 17 de octubre de 2009, 16:28  

La reflexión teórica en el asunto del aborto es absolutamente pertinente, pues los antiabortistas no se privan de hacerlas cuando alegan la cuestión de la humanidad del embrión. Como ya he explicado en otros posts, se trata de una discusión falaz en el sentido de que la humanidad puede entenderse por esencia o por existencia.

Lo importante de lo reseñado en este post es que el destacado antiabortista Ignacio Arsuaga demuestra una hipocresía infinita al negar por un lado la libre decisión de la mujer pero afirmarla cuando se encuentra con la necesidad de responder a un problema real. Las mujeres seguirán abortando y es una irresponsabilidad eliminar la posibilidad de que dichos abortos se produzcan de manera regulada con derecho a la debida asistencia sanitaria.

Alvaro 17 de octubre de 2009, 17:32  

En primer lugar felicitarle por la entrada de su blog, me ha servido para recapacitar.

En segundo, le animo a que siga exponiendo sus opiniones sin miedo a las críticas y que tampoco se deje manosear por consignas políticas a la hor de hacerlo.

Por último, me gustaría que todos aquellos que tengan una opinión diferente (cosa totalmente respetable si se expresa con respeto) la expresen con respeto y argumentos que todos podamos entender. No llegaremos a nada en este país si no somos capaces de hablar con una persona del "otro bando" sin insultarle y ridiculizarle. Basta ya de cerrarnos en nuestras ideas, escuchémonos mutuamente y reconozcamos cuando la otra persona tiene razón (aunque solo sea en un punto concreto)

Gracias

Núria 17 de octubre de 2009, 17:32  

Es terrible que vivamos en una sociedad que sigue siendo tan cerrada. "Qiera a su hijo no nacido como a sus otros tres hijos" Por el amor de dios que clase de demagogia es esa... me parece repugnante. En mi opinion tenga otros hijos o no lo más importante es siempre la vida de la madre. Porque un feto es un feto, no un niño. Lo siguiente que será?? No usar preservativos...porque cada espermatozoide es una vida.... y despues?? La abstinencia de la mujer tambien sería un asesinato, cuántos óvulos perdidos!!!

Repugnante, de verdad, e indignante.

Pet__ 17 de octubre de 2009, 17:49  

En estos dias estoy buscando deliberadamente blogs y comentarios sobre el aborto. Tengo interés por escuchar distintas posturas en un tema tan delicado. Lamentablemente no he encontrado nada que merezca la pena: ni un solo razonamiento que esté libre de prejuicios y rencor, incluido este blog.
Alderedor del aborto se mezclan moral y derechos: patria potestad, derecho de la madre y del padre, considerar cuando el no nacido es sujeto de derechos, derechos fundamentales de la sociedad, etc.
Otorgar más derechos a cualquiera de las partes implicadas lleva consigo quitárselos a otra.
Por otro lado, se han de tener en cuenta las consideraciones utilitaristas, que aun lejos de la moral, rigen nuestra sociedad: mayor bien para mayor número de personas.
Me gustaria pedirle al autor/a de este blog que intente hacer valer sus argumentaciones desde un punto de vista menos combativo, alejandose de la visceralidad y la superficialidad que hace que se centre sólo en un hipotético enemigo (derecha, iglesia, etc).
Haria un gran favor a sus ideas... sean las que sean.

Urbek 17 de octubre de 2009, 18:17  

Alvaro, gracias por el ánimo. Mi única intención es ofrecer elementos de juicio para que otros tomen el testigo. Me indigna el estruendoso silencio de quienes creen que las conquistas sociales se mantienen en pie por sí solas. Los antiabortistas son deleznables desde muchos puntos de vista, pero tienen la virtud de trabajar duramente por imponer sus ideas. Creo que el progresismo está pecando de vagueza.

Nuria, los antiabortistas se encuentran absoluamente alienados por la ideología que defienden. Esto los ha alejado de la realidad hasta tal punto que sienten que tiene el mismo valor un cigoto que un padre de familia. Eso solo puede defenderse desde una fanatización absoluta. Viven en otro mundo, verdaderamente.

Pet_ tiene usted razón en que me expreso visceralmente. Pero debería contemplar y valorar también el fondo racional de mis argumentos. Mi talante natural es el de alejarme de extremismos y el de confiar ciegamente en el poder y la autoridad de lo más razonable, pero me temo que los antiabortistas han encanallado hasta tal punto el debate que esto ya no posible. No voy a recordar aquí los gruesísimos epítetos que me han dedicado en multitud de foros por defender el aborto, y los que siguen dedicándonos. Quien quiera afrontar este debate con honestidad atenderá al fondo de mis razonamientos y no a la cáscara combativa.

Urbek 17 de octubre de 2009, 18:36  

Pet_ unas palabras más. Este blog lleva por nombre un término acuñado por un filósofo que admiro, José Antonio Marina. Me consta -porque trato de leer todo lo que escribe- que su planteamiento en torno a este asunto es divergente al mío y lo es desde un posicionamiento político que él mismo ha definido como progresista. Es decir, sé perfectamente que no todos los antiabortistas emiten gruñidos cavernarios ni pretenden meter sus escapularios en los ovarios de las mujeres. Yo por mi parte sigo tratando de entender mejor su postura y de compatibilizarla con la mía, porque no me interesa más que defender lo más razonable.

Desde luego sí quiero dejar bien claro que en este blog todo lo escrito no expresa más que la opinión de su autor que soy yo, Urbek.

  © Blogger template Cumulus by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP